¿Seguimos compartiendo experiencias desde Indumentat.com?

Hola a todos,

Me hace mucha ilusión volver a publicar en el que fue mi primer blog sobre esta pasión que compartimos. Quiero dirigirme especialmente a todos los que, sin conocerme de nada, comenzasteis a leerme, apoyarme, compartirme y hasta incluso os hicisteis suscriptores del blog. No sabéis que emocionante fue para mi ver como aquello que para mi es una ilusión, se convertía en una emoción compartida.

Tanto fue creciendo el proyecto que, como creo que todos sabéis, se ha convertido en una revista que se llama Indumentat.com.

Todo el espíritu de emoción, aprendizaje, ilusión, conciliación, amplitud de miras, información que pude ir vertiendo en Espai d’Indumentària se reúne ahora en esta revista que me da más posibilidades y herramientas para poder crecer.

Por eso quiero pediros a todos aquellos que en su día os suscribisteis a Espai d’Indumentària que lo hagáis ahora a Indumentat.¡No quiero perder vuestra amistad, nos queda mucho que compartir!

Un abrazo y nos vemos en Indumentat. com!!!

Les folies-dansa-Indumentat

20150726_200412 fallera mayor-feria-julio.batalla-flores-Valencia

Falleras en 1954 en la plaza del Pilar. Imagen cedida por Iván Esbrí

indumentaria-fallera-vestidos -preselecciones-Valencia-fallas-fallera mayor Barbera_quiere_falleras_fashion indumentaria-tradicional valenciana-exposición-gremio-sastres-modistos-Valencia

 

 

 

Anuncios

Estampado floral

 

Puntada a puntada, flor a flor, como quien confecciona una alegre seda florida multicolor las carrozas adquieren sentido, modelan sus formas, se visten de colores para la fiesta. Este fin de semana, y van 124 años, hemos vuelto a disfrutar con la Batalla de flores. En Espai d’indumentària, la hemos vivido desde muy dentro. Desde un corazón que comienza a palpitar semanas antes en la Ciutat fallera. Nuestra indumentaria, en esta ocasión, ha sido el estampado floral de las carrozas y de los vestidos de las preseleccionadas.

Sábado, 25 de julio

10 de la mañana. La Ciutat fallera bulle. Mesas, sillas y vallas para organizar el multitudinario “sopar” de la noche.

Los preparativos comienzan bien temprano.

Los preparativos comienzan bien temprano.

“Antiguamente, los días previos a la batalla aquí estábamos solos, los de siempre. Nadie se enteraba de todo el trabajo que se realiza. Ahora es diferente, desde hace 7 años, con el sopar de la punxà, mucha gente se anima a venir y se ha convertido un acto muy bonito”, me cuenta José Azpeitia, gerente de Carrozas Azpeitia, una de las más veteranas participante en la batalla, desde hace más de 40 años y tres generaciones.

José Azpeitia "visitiendo" de flores sy carroza "pinzellades de València".

José Azpeitia “visitiendo” de flores su carroza “pinzellades de València”.

Pero antes que llegue la noche, llegan las flores. Atrás quedan semana de trabajo previo: diseño, elaboración, montaje de las carrozas …dos días antes se colocan las hojas de guardabobos, musgo, cesped e incluso salvado. Todo material natural está permitido en la sección especial, donde se mira mucho que no se utilicen ni telas, ni plásticos ni nada artificial. A 24 horas de la batalla  toca “vestir de flor tierna” la carroza.

El guardabobo encolado a la espera de colocación.

El guardabobo encolado a la espera de colocación.

Guardabobo y elementos naturales para cubrir los zapatos de la carroza de la fallera mayor y su corte, titulada "A ballar".

Guardabobo y elementos naturales para cubrir los zapatos de la carroza de la fallera mayor y su corte, titulada “A ballar”.

Calor

El tiempo es el principal enemigo. El tiempo que corre y el tiempo meteorológico. Las altísimas temperaturas hacen que las carrozas no puedan lucir como se merecen. “Mañana por la mañana el jurado realiza su primera valoración, pero las flores a duras penas resisten con este calor”, se quejan los artistas.

Hoy los talleres se llenan de amigos y colaboradores. Todos son risas y bromas aunque las manos no se detienen ni un segundo.

carrozas-batalla-flores-decoración -Valencia

carrozas-batalla-flores-decoración -Valencia

carrozas-batalla-flores-decoración -Valencia

Mujeres y hombres que vienen a cortar la flor. Una carroza de especial puede llevar entre 20 y 25 mil flores: clavellón, crisantemo y margaritas principalmente.

El clavellón permite la tintura de todos los colores.

El clavellón permite la tintura de todos los colores.

El maestro Jordi Palanca dando instrucciones.

El maestro Jordi Palanca dando instrucciones.

Una vez cortada se clava en unos alfileres, flor a flor.

carrozas-batalla-flores-decoración -Valencia

Y finalmente se clava una a una sobre la carroza hasta cubrirla por entera, como se viene haciendo desde hace décadas. Ahora la grapa ha sustituido el clavo y el martillo, entonces, recuerdan  “los dedos iban que volaban”.

carrozas-batalla-flores-decoración -Valencia

Domingo, 26 de julio

5 y media de la tarde. 35 grados de temperatura. Las carrozas que ayer veíamos cubrirse de flor se encuentran ya en la Alameda esperando a sus ocupantes. Un número en cada carroza nos recuerda que se trata de una competición. Mientras unos ultiman complicadas carrozas de sección especial…

"En el fondo del mar", de Carrozas Sánchez fue una de las elaboraciones más complicadas.

“En el fondo del mar”, de Carrozas Sánchez fue una de las elaboraciones más complicadas.

El jurado toma buena nota de todo. No es fácil, 38 vehículos esperan veredicto.

IMG_1370

Media hora antes del comienzo de la gran batalla, las ocupantes de las carrozas empiezan a ocupar sus puestos. Ahora llega la “otra” flor, la de los vestidos de las ocupantes.

falleras-feria-julio.batalla-flores-Valencia

 

falleras-feria-julio.batalla-flores-Valencia

falleras-feria-julio.batalla-flores-Valencia

 

falleras-feria-julio.batalla-flores-Valencia

Ilusión y nervios entre la delegación de las reinas falleras de Burriana y su Corte. Antes de subir a su carroza protegen su indumentaria oficial.

falleras-feria-julio.batalla-flores-Valencia-Burriana

Alejandra Guardino y la niña Carmen Domenech, reinas fallera de Borriana 2015, con su traje oficial bien protegido.

Alejandra Guardino y la niña Carmen Domenech, reinas fallera de Borriana 2015, con su traje oficial bien protegido.

No son las únicas que tomaran precauciones entre las representantes falleras. Todas saben que la mancha de clavellón no es fácil de limpiar.

Ainara Sein, preseleccionada, nos confiesa que ha elegido un traje oscuro con la esperanza que su limpieza será más sencilla.

Ainara Sein, preseleccionada del sector Camins del Grao, nos confiesa que ha elegido un traje oscuro con la esperanza que su limpieza será más sencilla.

Carla Argente, también preseleccionada, se decanta por uno de sus trajes más antiguos para evitar disgustos en la batalla.

Carla Argente, también preseleccionada por el sector Quatre Carreres, se decanta por uno de sus trajes más antiguos para evitar disgustos en la batalla.

María Donderis y su corte ya son “batalladoras” experimentadas, “Me trae muchos recuerdos del año pasado. Ha sido un año muy intenso”, nos confirma la Fallera mayor infantil sin perder la sonrisa.

María, radiante y nostálgica.

María, radiante y nostálgica.

Y en la última Carroza Estefanía López y su Corte no sueltan ni abanico ni raqueta, los dos elementos fundamentales en la tarde calurosa.

falleras-feria-julio.batalla-flores-Valencia

 

fallera mayor-feria-julio.batalla-flores-Valencia

A las 8 en punto, y como manda la tradición, parejas de valencianos a la grupa de sus monturas inician un desfile que les llevará a enfrentarse a cientos de miles de clavellones naranjas y amarillos… la batalla más divertida empieza donde acaba este post.

valencianos-feria-julio-batalla-flores-Valencia-falleros valencianos-feria-julio-batalla-flores-Valencia-falleros

El saragüell

En tiempo de viajes y escapadas para aquel que se lo pueda permitir, me viene a la cabeza una de nuestras prendas mas internacionales: el saragüell. El ancho pantalón de lienzo blanco que utilizan desde los danzantes turcos y griegos o los tunecinos, así como en toda la costa mediterránea española. Un “invento” morisco que hemos hecho muy nuestro.

Traje tradicional griego.

Traje tradicional griego.

Grupo folclórico albanés vestido con la tradicional "fustanela".

Grupo folclórico albanés vestido con la tradicional “fustanela”.

El saragüell es la prenda masculina por excelencia en la indumentaria tradicional valenciana. Su origen es muy antiguo, ya se hablaba de “sarawil” en textos musulmanes andalusies del siglo X. Aunque por entonces, curiosamente, era una prensa unisex.

Códice de trajes de Weiditz de 1529, con la inscripción "así van a hilar las mujeres moirsicas en su casa". De "La segunda piel. Historia del traje en España", de Ruth de la Puerta.

Códice de trajes de Weiditz de 1529, con la inscripción “así van a hilar las mujeres moriscas en su casa”. De “La segunda piel. Historia del traje en España”, de Ruth de la Puerta.

Con el tiempo se convirtieron en prenda interior para las mujeres. Evolucionó hasta llegar por debajo de las rodillas, fruncidas y rematadas con una puntilla. Comenzaron a llevarse en la huerta valenciana al introducirse el miriñaque. “Desque les dones porten çaragüells, volen manar elles pero manen ells”, se decía. 

La versatilidad del saragüell

Si bien su origen es muy antiguo, su uso se ha prolongado durante muchos siglos, sobre todo en la huerta y entre los agricultores que, por su gran comodidad,  se resistían a vestir el pantalón o calzón que ya se imponía para otros usos y clases sociales. Es además una prenda ligera y fresca confeccionada generalmente en lienzo o lino muy adecuada para los rigores de la canígula valenciana.

"Siesta interrumpida" de José Mongrell. Vemos al huertano con ropa de trabajo: saragüell, camisa, mocador, calces, espardenyes y manta en una escena costumbrista.

“Siesta interrumpida” de José Mongrell. Vemos al huertano con ropa de trabajo: saragüell, camisa, mocador, calces, espardenyes y manta en una escena costumbrista.

Rectángulo, cuadrillo y veta

Y es que hay que reconocer que hay pocos inventos más sencillos y  a su vez más prácticos que el del saragüell. Su estructura es tan básica como dos camales muy amplios, ceñidos a la cintura mediante veta y una unión  en la entrepierna donde se colocaba un cuadrillo.

Tan popular llegó a ser que con el tiempos se ha impuesto la expresión de “vestir de saragüell”, al tomar la parte por el todo,  que utilizamos para definir a la persona que va vestida con los usos tradicionales de la huerta valenciana. El traje de saragüell se ha convertido en las últimas décadas en el más popular entre los hombres.

Ofrenda 2015.

Ofrenda 2015.

vestir de saragüell

¿Pero qué es exactamente “ir de saragüell”?

Se ha de llevar:

-Camisa

-calces

-espardenyes

-faixa

-jupetí

-mocador al cap

-manta

y, por supuesto, la prenda, que da nombre al conjunto: el saragüell.

HUERTANO-saragüell-indumentaria

 

Si el uso de la vestimenta tradicional es más “de mudat” o hace más frío, se puede añadir una negrilla de paño de color oscuro y una chupa encima del chaleco, como el del grabado superior.

"Dos huertanos bebiendo vino" de Joaquín Agrasot. Donde vemos, de espaldas, la típica indumentaria de saragüell y, enfrente, el otro individuo con calxón, chupa y sombrero se consideraría más arreglado,

“Dos huertanos bebiendo vino” de Joaquín Agrasot.  Vemos de espaldas la típica indumentaria de saragüell y, enfrente, el otro individuo con calzón, chupa y sombrero se consideraría más arreglado.

Espardenyes y saragüells, unión indivisible

En cualquier caso, ¿cuál es la prenda común en todas las estampas que hemos visto?, el uso de les espardenyes.

Sin condicionantes ni excepciones, el saragüell se lleva con espardenyes.  Los zapatos se pueden llevar con calzón, en el traje de torrentí. A pesar de lo lógico del planteamiento, como todos sabemos, es un error bastante común.

Y mucha atención a la compañía…

Me explico, si se viste con saragüell, no es de recibo que su pareja luzca un delicado y carísimo espolín de seda de corte afrancesado. Cosa que es frecuente ver en actos falleros como procesiones, pasacalles y demás. Hay que ser consecuente con nuestra indumentaria y su procedencia y, como no,  con la de nuestra acompañante.

Y por último, y si se me permite la broma, si alguien echa de menos el saragüell en sus rutinas cotidianas a partir del 20 de marzo, siempre se puede poner el mundo por montera, retirar sus incómodos pantalones del armario y volver a nuestra prenda más tradicional e internacional… ya lo propuso Montesinos , y tu… ¿te ves así en la oficina?

Propuesta del diseñador valenciano Francis Montesinos.

Propuesta del diseñador valenciano Francis Montesinos.

 

 

 

 

 

Tiempo de mantillas (y 2)

La frontera entre lo tradicional, lo correcto y las modas no siempre es evidente. Lo analizamos hace un par de post al hablar de mantillas. Recordamos su origen, su uso o los distintos materiales empleados a lo largo del tiempo… pero no hablamos del tema de las modas, las tendencias. La indumentaria de valenciana está viva porque miles de mujeres apuestan por ella:  la compran y la disfrutan. De ahí su riqueza y su supervivencia por encima de otros trajes regionales. Cada mujer reinterpreta la tradición con cada decisión que toma. Por eso faltaba este segundo artículo sobre mantillas.

 

Y la moda es ahora mismo la mantilla de media luna. Una mantilla preciosa, muy apropiada para la recreación de la vestimenta del siglo XVIII. Preguntamos a Ana Jiménez, gerente de Artesanía Viana y una de las referencias en la confección y venta de esta pieza tan característica, el por qué de su éxito.

Se trata de una pieza que por su tamaño nos permite lucir bien el corpiño, es además una prenda muy ligera, frente a un terno u otro tipo de mantilla. Hay que reconocer que la media luna estiliza y es muy favorecedora”,

 

Ofrenda 2015. La mantilla de media luna ha sido la protagonista.

Ofrenda 2015. La mantilla de media luna ha sido la protagonista.

 

Otra de las claves del éxito es sin duda su elección por las Falleras mayores de València en la Ofrenda los últimos años. Desde el año 2010, si la memoria no me falla, todas las falleras mayores han lucido este tipo de mantilla.

Marta Agustí, faller mayor de Vlalència en el año 2009, con su mantilla larga.

Marta Agustí, Fallera mayor de València en el año 2009, con su mantilla larga.

Sus sucesoras, como Begoña Jiménez en el 2013, se han decantado por la mantilla de media luna.

Sus sucesoras, como Begoña Jiménez en el 2013, se han decantado por la mantilla de media luna.

Una mantilla muy favorecedora, como apreciamos en Laura Caballero en el año 2011.

Una mantilla muy favorecedora, como apreciamos en Laura Caballero en el año 2011.

“Sin duda alguna, crea tendencia y se toma como punto de referencia los años siguientes. Las falleras mayores suelen venir con las ideas muy claras, aunque todas se dejan aconsejar por sus indumentaristas de confianza”, nos reconoce Ana Jiménez.

Viana es el proveedor oficial de la mantillas de las Falleras mayores de València y su Corte desde el año 2012. Desde hace 30 años la emblemática tienda de la avenida de la Malvarrosa es un referente tanto en fabricación de mantillas y manteletas como en la elaboración de indumentaria valenciana.

Desde 1980.

Ana Jiménez, gerente de la firma. Una vida dedicada a la indumentaria.

Tanto las mantillas como las manteletas (de las que también son proveedores oficiales desde el 2007) son piezas que están muy condicionadas por el diseño del vestido. Ni se pueden diseñar antes ni, desde luego, al margen del traje.

En Viana, y en colaboración con el indumentarista de las Fallera Mayor, se realizan varios diseños para que de ellas sea la última palabra. Unos dibujos pensados para su espolín “fallera mayor de València” y en el metal oro que caracteriza el vestido oficial.

La joya de María Donderis

Nuestra fallerita mayor será recordada entre otras cosas por la cuidada atención a su vestuario durante su reinado. Pero hoy queremos destacar la mantilla con la que ofrendó a la Mare de Déu el pasado 19 de marzo.

 maria donderis

Un mes de trabajo exclusivo. Una mantilla de media luna acabada en un volante de encaje de chantilly. La complejidad de la pieza, incrustar el magnífico volante en el tul de seda de la mantilla de forma “natural” para conseguir un efecto de continuidad sin señal aparente de costuras y uniones. Una labor totalmente artesanal con un resultado espectacular.

El gusto por la mantilla

La evolución en estas décadas del gusto por las mantillas, como del resto de la indumentaria, es evidente.

Ana recuerda que en sus comienzos la mantilla española o rectangular era la que tenía mayor aceptación, entonces no había, en general, ninguna singularización en esta pieza con respecto al resto de España.

Antonia Moret, Fallera mayor de València de 1963.

Antonia Moret, Fallera mayor de València de 1963.

La primera de “las modas” entre las falleras de la época fue la mantilla de tres picos. Era la época de las minifaldas falleras y los corpiños negros.

Falleras en 1954 en la plaza del Pilar. Imagen cedida por Iván Esbrí

Falleras en 1954 en la plaza del Pilar. Imagen cedida por Iván Esbrí

La transición de la mantilla española a la de tres picos fue una de las más abruptas que la indumentarista recuerda. “De un años para otro pasamos de vender solo mantilla española a no venderse ninguna. Hasta hace poco tiempo aún teníamos cajas con el stock de las famosas mantillas que nunca más volvieron a venderse”.

Poco a poco se fue imponiendo la mantilla de media luna más grande, la conocida como dengue. Una pieza  que sin cambiar de forma ha ido acortándose en los últimos años hasta el tamaño actual.

El color más vendido es el crudo. Que además es el más natural. Ya que el color blanco no deja de ser un tinte.

La vida de la mantilla

Un nipi, una muselina o cualquier pieza con poca fibra puede durar toda la vida bien conservada.

Recuerda al guardarla no hacerle pliegues, sino “dejarla caer” para que no queden marcas.  Guardarla en un pañuelo de hilo o cualquier otra tela. Jamás en plástico.

Ana Jiménez nos muestra como se ha de guardar la mantilla sin marcar pliegues.

Ana Jiménez nos muestra como se ha de guardar la mantilla sin marcar pliegues.

El tul o la organza cogen color, envejecen, pero es natural y bonito. La clave está en que sea un color homogéneo, que no sea fruto de las manchas de lacas u otros productos químicos.

Aunque la mantilla no suele ser la prenda en que primero pensamos a la hora de diseñar un traje de valenciana,  sin embargo, es una de la piezas que con más cariño se conservan, restauran y se heredan de madres a hijas… por algo será.

Mi agradecimiento a Iván Esbrí, miembro de la Associació d’Estudis Fallers, por su generosidad al abrirme las puertas de su maravilloso archivo fotográfico.

Momentos en que la indumentaria también habla por ti

 Elegir siempre supone una pérdida. Cada elección que tomamos nos priva de la posibilidad de lo que pudo ser. Elegir es difícil y a veces hasta injusto, pero también motivador y un acto de libertad frente a la imposición… y me pongo tan filosófica porque esta semana he estado en un par de preselecciones de las Falleras Mayores de València. No me lo podía perder. Una de las noches en que la indumentaria más dice de ti. Es tu elección en la búsqueda de ser la elegida.

 

Un acto de poco más de dos horas,  apenas una entrevista que es un intercambio de buenos propósitos y, sobretodo, una primera impresión sobre una pasarela, decide quien sigue y quien se apea de la larga carrera de fondo que actualmente es la elección de la fallera mayor de València.

Las candidatas del sector Quatre Carreres.

Las candidatas del sector Quatre Carreres.

Estefanía y su Corte. El modelo a seguir.

Estefanía y su Corte. El modelo a seguir.

¿Qué papel juega la indumentaria de las candidatas?, sin duda, trascendental. Es el reflejo de sus ilusiones, de su forma de entender la figura de la Fallera Mayor y su interpretación de la Fiesta.

En el sector Quatre Carreres, vimos mayoritariamente vstidos de manga de farol. El vestido "oficial".

En el sector Quatre Carreres, vimos mayoritariamente vestidos de manga de farol. El vestido “oficial”.

En el sector Pla del Reial predominaban los vestidos que recreaban la valenciana del XVIII.

En el sector Pla del Remei predominaban los vestidos que recreaban la valenciana del XVIII.

Paso a contaros a continuación algunas de las cosas que nos “dijeron” los vestidos de las candidatas:

1.”Éste es un acto muy importante para mi. Por ello, llevo mi vestido más especial”: La mayoría de las falleras eligen para ese acto el vestido que consideran más bonito y singular.

Desde el traje confeccionado por su madre para Lucia Juliá, de la Falla Ausias March-Na Rovella...

Desde el traje confeccionado por su madre para Lucia Juliá, de la Falla Ausias March-Na Rovella…

...Hasta el precioso espolín "árabe", confeccionado en Siglo XVIII de Maria Victoria Liceras de Marta Espinosa de la Falla Jacionto Benavente- Reina  Doña Germana.

…hasta el espolín “árabe”, confeccionado en Siglo XVIII, de Marta Espinosa de la Falla Jacinto Benavente-Reina Doña Germana.

2. Un acto que para muchas significa un “fin de ciclo”: La mayoría de las candidatas eligen el traje de su presentación, una metáfora del comienzo y el final de un año único en sus vidas.

Es el caso de Cristina Cortés Bretón, de la comisión de PIzarro. De los tres vestidos que se ha hecho en su reinado, tenía muy claro que con éste iniciaba y acababa asu reinado y era su traje más especial.

Es el caso de Cristina Cortés-Bretón, de la comisión de PIzarro. De los tres vestidos que se ha hecho en su reinado, con éste iniciaba y acababa su reinado y es su traje más especial.

3. Llevo mi traje como una “segunda piel”: Muchas nos confesaron que habían escogido el traje con el que se sentían más guapas, o les resultaba más cómodo a la hora de desfilar, querían un vestido “en el que poder confiar”.

Lucía Ballester ??, de la falla Zapadores nos confesó que llevaba el traje "máa fresquito". Un motivo de peso en la "noche de los abanicos", con temperaturas rozando los 30 grados.

Lucía Ballester, de la falla Zapadores, nos confesó que llevaba el traje “más fresquito”. Un motivo de peso en la “noche de los abanicos”, con temperaturas rozando los 30 grados.

4. Saber estar: Bien vestidas, bien peinadas y bien maquilladas. Con la tensión justa. Una experiencia a la que no querían renunciar “pase lo que pase”.

indumentaria-fallera-vestidos -preselecciones-Valencia-fallas-fallera mayor

indumentaria-fallera-vestidos -preselecciones-Valencia-fallas-fallera mayor indumentaria-fallera-vestidos -preselecciones-Valencia-fallas-fallera mayor

Detalles que nos dejan sin palabras.

Detalles que nos dejan sin palabras.

5. ¡Hemos venido a disfrutar!

Con las compañeras del Sector...

Con las compañeras del Sector…

...y de los tuyos.

…y con mi gente.

Enhorabuena a Tamara, Carla y Lucía del sector Quatre Carreres y a sus compañeras infantiles Carla, María y Marta y a Cristina, Ana y Sofía del sector Pla del Remei – Gran Via y las representantes infantiles Paula, Andrea y Amparo. Finalmente ellas fueron las elegidas en una noche en la que todos renunciamos a otras 37 magníficas candidatas.

indumentaria-fallera-vestidos -preselecciones-Valencia-fallas-fallera mayor

Fotos: Indumentat

Tiempo de mantillas (1)

Leo recientemente en un grupo de facebook sobre indumentaria, de los que me confieso asidua, a una amiga comentar: “Me han dicho que lo último en mantillas de fallera son las de media luna, ¡qué bonitas!”. Un amable comentario que me hace sonreir. Es curioso que se considere “lo último”, una pieza tan nuestra y tan tradicional que ya llevaban nuestras abuelas en el siglo XVIII. Hablamos de mantillas.

 

Las últimas Falleras Mayores de Valencia, como Estefanía López, han recuperado la mantilla de "mitja lluna" en la Ofrenda.

Las últimas Falleras Mayores de Valencia, como Estefanía López, han recuperado la mantilla de “mitja lluna” en la Ofrenda.

 

Me decido a escribir sobre mantillas, una de las joyas de la indumentaria tradicional valenciana, la cual es frecuente ver también en estas fechas de primavera y verano en actos litúrgicos locales y festividades. Una de las piezas más delicadas, que con más cariño se transmiten de madres a hijas  y, en mi opinión, más favorecedora.

Uno de los principios básicos de la indumentaria es, vayas como vayas no mezcles estilos y épocas, pues bien en esta primer post sobre mantillas vamos a intentar aclarar unos principios básicos.

Si nos referimos al comienzo del siglo XVIII lo correcto sería  utilizar mantillas de media luna en tejidos ligeros y colores blanco o crudo, ya que hasta finales de siglo y principios del XIX no aparece el color negro y se empiezan a utilizar dengues o ternos adornados con puntillas, cintas de terciopelo, pasamanerías y azabaches. La mantilla de encaje rectangular o de toalla, es relativamente reciente, no debería utilizarse con trajes más antiguos.

Tipos de mantillas

  • 1. De media luna, mitja lluna (S. XVIII-XIX): Es la mantilla de origen plenamente valenciano. Pieza semicircular a veces con una trabilla en la parte recta para sujetarla a la cabeza cerca de la frente y en ocasiones una borlita al centro para facilitar su colocación. Cae por los hombros tapando la parte superior de la espalda. En el siglo XIX con bordados de punto de cadeneta, azabache, pasamanería o terciopelo. De tejidos opacos como el algodón liso o semitransparentes, musolina, tul o bayeta. Blanca hasta mitad del XIX, después negras. indumentaria-mantilla-media luna-falleras-fallas -ofrenda
  • 2.Dengue (S.XVIII-ppio del XIX):  Parece una mantilla de media luna pero es más larga para cubrir pecho y brazos. Se usaba como pieza de abrigo. Forma curva por un lado,  con puntillas en las puntas que cubre la cabeza. Propia de señoras adineradas y para actos religiosos. De color blanco o negro. indumentaria-mantilla-fallera-fallas-ofrend-dengue
  • 3. Terno, Tern (S.SVIII-XIX): Mantilla sobre los hombros. Consta de 3 partes. Pieza central oval de 70-100 cms de largo por 30-50 de ancho de seda, raso, terciopelo o tafetán.  Además un cuadro de 50-60 cm por 1 metro con los lados y la parte central más fruncida. La tercera parte es un cuadro en contacto con la cabeza de encaje con un ancho de de 50-60 cm y fruncida que se dirige en forma de velo a la cara.  En blanco o negro.
  • La oración- Puig Roda-1906-acuarela - copia
  • 4. De tres picos, de tres pics (S.VIII-XIX): También se la conoce como “isabelina”, pues fue la reina Isabel II y su corte la que la pusieron de moda. Pieza de tul bordada en forma de triángulo. Se coloca en la cabeza tapando el pelo por la parte recta (jamás pico) más grande del triángulo, dejando caer dos picos por delante que tapa los hombros, mientras que el tercer pico cae hacia la espalda. Blanca, cruda o negra. De tul bordado o encaje. Muchos estudiosos no la consideran una pieza tradicional valenciana.
  • 6. De toalla, tovalla: (S.XIX-XX): Pieza rectángular simétrica. De dos metros de largo o más. Se sujeta a la cabeza mediante un gancho. Cubre cabeza, hombros y se sujeta con los brazos. De colores blanco y negro habitualmente. De seda, gasa, muselina o tul bordado.

20150318_182643

 

Los 3 grandes errores en el uso de la mantilla

1. No es un accesorio que cuelga de la peineta (ya me entendéis). La mantilla tiene la propiedad de otorgar porte y elegancia a la indumentaria o, por el contrario, quedar como un complemento sin sentido. Depende, principalmente, de llevarla correctamente.

2. Respetar las épocas, como ya hemos hablado en este post. Cada pieza de la indumentaria tradicional representa una época y usar un tipo de mantilla, un color o un material del XIX con un vestido del XVIII es un error muy común que, entre todas, deberíamos ir subsanando.

2. Sirve para “cubrirse”, la mantilla ha de quedar a dos dedos de la frente, encuadrar el rostro y cubrir la cabeza, si es larga se sujeta en el antebrazo. A no ser que nos pase como a la joven del precioso cuadro de Bernardo Ferrándiz, en su caso excusamos que no le cubra la cabeza por “causa de fuerza mayor”.  (continuará)

indumentaria-mantillas. valenciana-Alacreu-mantillas

  

Hogueras, fallas y vestidos oficiales

A pocos días de les Fogueres de Sant Joan en Alicante es buen momento para admirar el traje oficial de la Bellesa del Foc. La elección de los dibujos y colores del vestido oficial de Carmen Caballero poco tiene que ver con la que se realiza en otras fiestas tradicionales como la de Castellón, Burriana, Dénia o la misma València. Unas fiestas singulares con unas costumbres únicas. ¿Estás segura/o que ya lo sabes todo?

 

Si hablamos de indumentaria tradicional y estamos en junio, irremediablemente miramos hacia la ciudad de Alicante, donde todo ya está preparado para les Fogueres. Grandes indumentaristas de toda la Comunidad visten a les belleses alicantines y entre todos, destacan, como no, los trajes de la Bellesa del Foc 2015, Carmen Caballero

Carmen Caballero junto a la Bellesa del Foc infantil Daniela XxX

Carmen Caballero junto a la Bellesa del Foc infantil Daniela Guzzardo.

Las representantes de la ciudad tienen  dos trajes oficiales. Un espolín y una seda estrecha. El primero de Carmen, que se dió a conocer el pasado día 16 de mayo durante su proclamación, es un precioso espolín con el dibujo “Fogueres de Sant Joan” en color café de Vives y Marí, creado por el indumentarista Miguel Ramos. El ahuecador es de la llar del fil, las enaguas de Bressol de la seda y los aderezos de Castillo cinceladores. Las Damas lucen un brocatel color maquillaje de nombre “clero”.

Solemne acto de proclamación de la Bellesa del Foc y revelación del secreto mejor guardado:  el espolín oficial de Carmen.

Solemne acto de proclamación de la Bellesa del Foc y revelación del secreto mejor guardado: el espolín oficial de Carmen.

Y es aquí donde comienzan las singularidades, la elección del traje oficial es bien diferente al de la fallera mayor de València. El dibujo es un  diseño exclusivo para las máximas representantes de la fiesta, pero no es siempre el mismo como ocurre en València donde el dibujo “Fallera Mayor de Valencia” es propiedad del Ayuntamiento y lo llevan todas las falleras mayores y solo ellas lo pueden llevar.

En el caso de la Bellesa del Foc el dibujo se diseña para 4 años. Una novedad que impulsó Manuel Jiménez, actual presidente de la Federación de Fogueres.  Carmen es la tercera representante de la fiesta que lleva este precioso dibujo que se caracteriza por su complejidad y por su vistoso colorido, según nos cuenta en exclusiva Juan Vicente Aznar, uno de los propietarios de la firma de Vives y Marí.

Detalle del traje de Carmen.

Detalle del traje de Carmen.

Las singularidades de un vestido singular

Como en las fiestas de otras ciudades, el traje oficial cambia el color cada año. Pero en el caso de la reina alicantina el reto que supone que sólo hay 15 días entre su elección y su proclamación, impide a la Bellesa poder elegir el color de su vestimenta principal (recordemos que tejer, de forma artesanal un espolín de estas dimensiones, lleva casi 100o horas de trabajo). En este caso es una decisión consensuada entre la empresa que lo teje, el indumentarista elegido para su confección y la Federación de Fogueres, una decisión que se toma mucho antes de saber su propietaria.

La elección de este año, un precioso y original fondo color café con aproximadamente 40 colores de trama y metales de oro y plata, no había sido llevado previamente por ninguna máxima representante de las fiestas alicantina en su indumentaria oficial. Un vestido que, nos aseguran,“impactó” a Carmen Caballero.

Por otro lado, el nombre del diseño del dibujo tradicionalmente lo “bautizaba” el alcalde de la ciudad, pero en los últimos años ha sido una labor de la Federación de Fogueres.

Espectacular Bellesa del Foc

Un vestido que luce de manera muy especial en la figura de Carmen, una mujer  “de altura”. Con un metro y 18 centímetros de tiro de falda, más los 15 cm de distancia entre la falda y el suelo en el traje de alicantina según marca la tradición, concluimos que de la cintura de Carmen al suelo ¡1 metro 33 centímetros nos contemplan!. No podría soñar ningún indumentarista con mejor “percha” para lucir una preciosa tela y una esmerada confección.

0indumentaria-hogueras-CamenCaballero-fallas-vestidos-moda-tradición-Alicante

Sin duda cada ciudad tiene sus singularidades. En Burriana y Alzira, tanto sus falleras mayores como su corte disponen de un traje oficial, mientras que en Dénia sólo la representante mayor y la infantil disponen de este honor. Curiosamente esta ciudad es una de las más “madrugadoras” junto con Gandía, las representantes de las fiestas de 2016 escogieron ya el pasado mes de mayo el color de sus telas oficiales, y su presentación será en septiembre. Peculiaridades que enriquecen nuestras fiestas más tradicionales.

Máximas representantes de las Fiestas en València, Alicante y Castellón junto a las Damas de Carmen Caballero. Vestidos y tradiciones con características singulares.

Máximas representantes de las Fiestas en València, Alicante y Castellón junto a las Damas de Carmen Caballero. Vestidos y tradiciones con características singulares

 

Agradecimiento a la firma Vives y Marí por la cesión de gran parte de las fotos que acompañan el reportaje.